Tips para un buen manejo de tu composta

 

Una composta bien hecha no tiene mal olor. Ésta es uno de los principios de la composta. Al realizarse en presencia de oxígeno la materia se descompone antes de podrirse, por lo que no genera olores desagradables. Si has intentado hacer composta y como resultado has obtenido un material con olor a podrido te invitamos a que lo intentes de nuevo, siguiendo los tips que vienen debajo.

 

A todos los que hacemos composta alguna vez nos ha sucedido que el proceso no marcha como debería. Te compartimos enseguida tres sencillos tips que te ayudarán a mantener tu composta sana, nutritiva para tus plantas y sin olores desagradables.

 

1. Corta los residuos en pequeños pedazos de máximo 3 cm de longitud. De esta manera el material se procesa más rápido en la composta, al contar con más superficie para que los microorganismos hagan su trabajo, y, además, existe mejor ventilación, condición necesaria para evitar olores desagradables y el exceso de humedad, lo que genera que el material se pudra.

 

2. Cubre los residuos los mejor que puedas. Si compostas en exterior, cúbrelos con una capa gruesa de hojas y ramas trituradas finamente. Si haces vermicomposta, cubre el material con retazos de tela de yute o manta, o también puedes usar papel periódico humedecido. Esto permitirá que se mantenga la humedad, que se filtren los olores y que si alguna mosca pasa por ahí no pueda dejar sus huevecillos.

 

3. En tu composta existirán gran cantidad de organismos. Todos aportan algo y son útiles en el proceso. Algunos serán mejor aceptados que otros, por eso es importante que los conozcas y sepas cómo promoverlos o evitarlos, según el caso.

Ayúdanos a llegar a más personas, comparte nuestra página: